El Agente de viajes vuelve a lograr su posición de valor

Una de las razones por la cual hay  una marcada tendencia a volver a confiar en los agentes de viajes es que a veces las cosas no  salen como se esperaba. Siempre hay imponderables que un viajero no sabe cómo resolver. Los agentes no solo ofrecemos conocimiento, sino también la capacidad de pensar creativamente, usar nuestros contactos, nuestra actitud  de solucionar un conflicto y re encausar un viaje para devolverle la armonía con la cual lo diagramamos.

Sorprendentemente la generación que más aprecia esta faceta nuestra son los “millenials” que justamente creíamos que eran la generación perdida. Son más listos que generaciones anteriores. Aprenden más y más rápido. No están impresionados por la novedad de la informática porque nacieron con un celular en la mano en vez de una pistola de sebitas. Fueron educados para preguntar a sus maestros y no temerles. A compartir información en vez de guardarla celosamente.  A trabajar en equipo y  valorar el tiempo que un experto les ahorra y por sobre todo a razonar que el dinero va y viene pero el tiempo perdido no vuelve más y no hay viaje más caro que el mal planeado.  No quieren viajes que se pueden “Googlear”. Quieren  experiencias hechas a mano como si fuera una cartera de las que se encuentran solo en una tiendita en Palermo Soho.

Leave a Comment